domingo, 16 de abril de 2017

La maldición de no terminar libros

Hoy vengo a hablar de algo muy triste para cualquier lector, y es que tengo una maldición desde hace meses que hace que no pueda terminar libros...

En mi lista de "currently reading" de Goodreads aparecen ahora mismo 32 libros. Sí, 32 libros que he dejado a medias y que no tengo intención de abandonar pero tampoco tengo muchas ganas de seguir con ellos.

Sí, definitivamente estoy pasando una época lectora un poco apática, y es que aunque tengo muchas ganas de leer y empezaría todos los libros de mi estantería me cuesta horrores centrarme en una sola historia y embarcarme en la lectura como hacía antes.

A esto tenemos que sumarle que los smartphones y las redes sociales son el peor invento de la humanidad para perder tiempo y cada pocos minutos echo un vistazo a las nuevas notificaciones porque sí, para mi desgracia, soy adicta a las redes sociales y a la que enciendo la pantalla de mi móvil me embobo con facilidad y me vuelve a costar horrores recuperar la concentración.

Si a las distracciones y la desmotivación para acabar libros le sumamos el poco tiempo libre que tengo tenemos como consecuencia mi bajísima productividad lectora, y como consecuencia tampoco tengo material para postear en el blog (pobrecito mi blog, con lo que hemos sido). En fin, todo desgracias, que alguien me devuelva a la antigua Mel por favor.

¿Alguien más ha estado en mi situación de no poder terminar libros?
¿Os apuntáis a ver como tiro mi móvil al fondo del mar?
¿Algún consejo para superar esta crisis de apatía lectora?
¡AYUDA, quiero leer y no puedo!

7 comentarios:

  1. Hola! La verdad es que yo normalmente los termino todo, pero ahora es verdad que tengo uno que no doy terminado.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Épocas de pocas lecturas tenemos todos, ya sea por falta de interés (porque no encontramos el libro adecuado), o por falta de tiempo. En mi caso estoy en la segunda situación. Tengo muchas ganas de empezar muchos libros, pero sigo estancada con uno desde hace un par de semanas porque no puedo entre el trabajo y la universidad. Ni siquiera en esta semana santa he leído una sola página T_T
    Mi consejo es que escojas un libro pequeñito de tu género favorito y, a ser posible, autoconclusivo. Así fue como yo conseguí salir de varios parones lectores. ¡Mucho ánimo! Espero que pronto empieces a publicar reseñas como una loca jajaja Sin presiones, claro.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo he empezado también mi año lector un poco raro y han sido ya varios los libros que he dejado a mitad, pero me viene más porque no me termina nunca de convencer el argumento. Yo me voy cogiendo lo que me apetece en cada momento, sin seguir retos ni nada que se le parezca porque sé que no los cumpliría ni a la de tres.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Tienes toda la razón y me alegra ver que no estoy sola en esto: tengo que mirar el móvil cada poco tiempo, así que no hay manera humana de concentrarme. Normalmente no dejo libros a medias, pero sí que es verdad que ahora estoy leyendo mucho menos. Lo que hago muchas veces es dejar el móvil cargando en una habitación e irme a otra a leer, porque si no, es que de verdad que no hay manera XD
    Ánimo y no le hagas mucho caso a goodreads que, al fin y al cabo, es solo otra app más :/
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  5. Malas épocas las tenemos todos, y no solo en lo que a lecturas se refiere. Lo que puedes hacer es dejarlo estar y hacer algo más que te cautive. Te aseguro que poco a poco tu cuerpo te irá pidiendo que absorbas las palabras como antes, y ahí sabrás que ya puedes volver a tus andanzas.

    En cuanto al problema del teléfono... para mí la mejor solución es no tener XD. O, en el mejor de los casos, tener uno de los "viejitos", de esos que solo sirven para llamar y ser llamados jajaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo etapas así. Lo que suelo hacer es releer libros que me gustaron mucho hace años. Me ayuda a no perder la rutina lectora y, de repente, un día, todo vuelve a la normalidad. Lo de los teléfonos... Acostumbro a dejar el mío castigado una hora cuando salgo acelerada del trabajo. Me ayuda a relativizar las cosas. Son mis dos trucos, si te funcionan, te los regalo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Hola, Mel:

    Lo primero de todo, tranquila. Es normal pasar por baches así. Últimamente los lectores (que además somos blogueros) vivimos muy estresados debido a las novedades. Queremos leer todo y no nos da tiempo. Y entonces tendemos a picotear. Pero claro, leer un libro lleva tiempo y como tenemos otro al lado que nos está llamando, dejamos el otro y empezamos la nueva lectura y así empieza un círculo vicioso. Mi consejo: elije el libro que realmente te apetezca terminar o escoge una nueva lectura a la que le tengas muchas ganas y olvídate de que los demás libros existen. Tómatelo con calma y disfruta de la historia. Igual después ves las cosas desde otra perspectiva.

    Y respecto al tema de las redes sociales... la verdad es que son un vicio. A mí el primer año que usé whatsapp me entró whatsappitis y estaba cada dos minutos consultando el móvil. Sin embargo, eso me agobiaba, de modo que decidí quitar los datos y solo conectarlos un par de veces al día. En pocos días, esa necesidad de ver constantemente qué me enviaban se pasó y ahora soy capaz de olvidarme del teléfono durante todo el día. Para desconectar, te recomiendo que te propongas algún reto, como por ejemplo el que hizo Jordi Évole hace unas semanas cuando su propio equipo le dijo durante un programa que estaba enganchado a Twitter. Estuvo 2 semanas sin utilizarlo. Prueba a ver. Las redes sociales son muy útiles, pero tampoco debemos ser esclavos de ellas. Ya me contarás qué tal te va...

    ¡Mucho ánimo!

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    PD: En cualquier caso, ¡no tires el móvil al mar! ¡Que los smartphones están muy caros! XD Y luego, ¿qué? Primero mejor tomar medidas intermedias, ¿no? :p

    ResponderEliminar